Mi propia historia con Mr. V.

Leyendo   La psicología de la seducción de Alejandra Vallejos , comprendo la existencia  de  “varios prototipos de seductores”. ...

domingo, 30 de julio de 2017

Mi propia historia con Mr. V.





Leyendo  La psicología de la seducción de Alejandra Vallejos, comprendo la existencia  de  “varios prototipos de seductores”.


En el libro, la autora pone de manifiesto las características propias de cada estilo, Y cómo  vamos a responder (nosotras) desde el tipo de “seductoras” que seamos.


Y por qué sentiremos más atracción hacia algunos rasgos de acuerdo a nuestras propias carencias.


Leer ese capítulo en particular (capitulo 2) me dio muchas respuestas, a preguntas que en su momento me hice cuando viví una historia con un caballero que coincidía con casi la totalidad de los rasgos descritos para el tipo de seductor vividor.


Vividor desde un sentido de alguien que vive la vida intensamente, y a su ritmo, no en el sentido de chulo (como más comúnmente escuchamos el termino en nuestro país).


Entendí que por más que me preguntara ¿Qué paso? ¿Que hice mal?, las cosas terminarían igual, porque no era yo, era él.


Es su propia necesidad de conquista, por sus propias condiciones personales lo que lo lleva a actuar de esa forma.


Donde precisamente mis carencias, tipo de personalidad, y sombras  fueron las que lo terminaron atrayendo.


 Como no se trata de buscar culpables, solo de entender, para así poder evolucionar.
Este libro me dio muchas respuestas, no solo de esta historia en particular, sino también respuestas a relaciones fallidas pasadas.



De allí mi intención al escribir este post, ya que al compartir con otras mujeres, amigas, primas, hermanas, que han vivido situaciones similares y han quedado con la misma interrogante. Pienso que esto puede darles un poco de paz, y cesar  la continua  pregunta ¿Porque no funciono, si todo iba tan bien?


Ha pasado tiempo de esta historia en particular, tiempo que me tomo vivir, internalizar, y superar en gran medida la herida que te deja un fracaso, pero como todo hecho en la vida deja una lección.


Mi aprendizaje; es que te encontraras con muchos “vividores “en la vida (valga la redundancia) que la experiencia que ofrecen es gratificante e intensa, pero que si lo que buscas es un cómplice para tu vida, alguien que quiera acompañarte en tu vuelo, el no será el candidato ideal.



Los datos (de perfiles psicológicos) de los que te hablo en este artículo, fueron  tomados del libro La psicología de la seducción de Alejandra Vallejos, específicamente capítulo 2.



Y del tipo de seductor que te hablo específicamente es del tipo vividor.
Aquí te dejo en resumen alguno de los rasgos que puedes distinguir para reconocer a uno. Y así saber de antemano si te lanzas o no en su aventura de seducción.



Ø Adora sobresalir, desea que todo el mundo le considere alguien y ama que le idolatren.
Ø Con independencia de sus atributos físicos,  desarrolla un don para resultar deseable, (cosa que necesita comprobar constantemente).

Ø El  inflama a sus destinatarias a través de sus oídos.

Ø Según él, todas las damas a las que beneficia con su atención, deberían sentirse afortunadas.

Ø  Y así ocurre verdaderamente, mientras dura el periodo de caza y captura.

Ø Es exhibicionista y le gusta ser famoso.

Ø Se abre a cualquier oportunidad, de modo que esparce cumplidos y ternura.

Ø Cuando ficha una candidata la persigue con devoción genuina, y persiste en su mensaje el tiempo que haga  falta.

Ø Deja claro a la mujer que su participación en la aventura es voluntaria.

Ø Durante el trayecto ya él ha marcado otro fichaje que avasallar.

Ø La nueva elegida recibe igual que la primera una catarata de lisonjas, regalos mensajes, llamadas.

Ø Es el más narcisista de todos los estilos seductores, vive embelesado consigo mismo, enamorado de su hipotético potencial y de la imagen que proyecta en otros.

Ø La concentración en sí mismo le impide amar adecuadamente a los demás-, las conquistas femeninas son transacciones en las que espera recibirlo todo (cuidados pasión, admiración e indulgencia), a cambio ella recibe el beneficio de su <inigualable compañía>

Ø Consigue  hacerla creerse afortunada.

Ø  En definitiva  ambos miembros están enamorados de la misma persona: EL



Puedes leer la primera parte de la historia aquí La historia de Mr. V


Espero tus comentarios, nos leemos en un próximo post!


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

linkedin

Recibe en exclusiva nuestras publicaciones, con tu correo